San Petersburgo. Guía de viajes y turismo

Puente Blagoveshchenskiy

El Puente Blagoveshchenskiy cruza el río Nevá a su paso por San Petersburgo. Su origen se remonta a 1842 cuando el ingeniero ruso Stanislav Kerbedz elaboró ​​un proyecto para cruzar el río. Al año siguiente se colocó la primera piedra de esta estructura.

La apertura tuvo lugar el 21 de noviembre de 1850. El emperador llegó con su familia y su séquito a la celebración. Nicolás I caminó por la isla Vasílievski en carruaje y atravesó el puente. En ese momento era el puente más largo de Europa.

Durante la construcción del puente, se reconstruyó el territorio adyacente. La plaza Blagoveshchenskaya apareció en la orilla izquierda. En los años siguientes sufrió diversas modificaciones y reconstrucciones. Entre 1936 y 1938 el puente se reconstruyó por completo. Entre 1975 y 1976 el piso de madera del tramo ajustable se reemplazó por metal. La más importante, sin duda alguna, tuvo lugar en nuestro siglo. En septiembre de 2005 comenzó la reconstrucción del puente. Las obras terminaron en 2007 para alegría de los habitantes de la ciudad.

Las estructuras de acero se reemplazaron por completo. El puente se hizo mucho más ancho, se quitaron las vías del tranvía. El sistema de cableado hidráulico hizo que la elevación de las alas del puente fuera rápida y suave. El 15 de agosto de 2007, el cruce se inauguró y volvió a tener su nombre histórico.

Se compone de 8 secciones, de las cuales 7 son fijas y una, la central, se puede abrir. De esta manera se permite el paso de grandes barcos por el río. El Puente Blagoveshchenskiy tiene 350 metros de largo y 38 metros de ancho. El peso de las alas del tramo ajustable es de 597 toneladas cada una. Se instalaron barandillas de hierro fundido según el dibujo del arquitecto Alexander Bryullov.

Salir de la versión móvil